Inicio > Inmigración > Todos a la Cárcel

Todos a la Cárcel

Sábado, 8 de enero de 2011

by Francisco Franco Pantoja MMXI

Casi sin darnos cuenta, en el letargo jurídico de estos días, ha entrado en vigor la ¿obligada? reforma de nuestro Código Penal, el de la democracia, algún político todavía dixit.

De entre todo el articulado, y sin sacar excesivamente punta, que para eso encontramos, por ejemplo, un excelente blog, podría ser interesante repasar la aplicación del ius puniendi a los no nacionales.

Prisión

Prisión

Así nos encontramos con todos los ingredientes que alimentan un nuevo, llamémosle debate de interés; colmado de, bueno, definámosla como cimentadas imprecisiones. Extranjeros y Prisión…..

La pregunta es casi obligada ¿hay entre rejas más españoles o más extranjeros, y en qué percentil?

Solicitamos licencia para plantear así, en crudo estas disyuntivas, que no persiguen otro objeto que el de hacernos recapacitar y pensar con hechos y argumentos consistentes (entretenimiento, lamentablemente, en franca decadencia; en detrimento de programas televisivos de altísimo share y bajísimo contenido)

Aconsejamos la lectura del completísimo artículo de D. Luis Fernández Arévalo, bajo el título Derecho Penitenciario y Extranjería (Revista de Derecho Migratorio y Extranjería, marzo de 2010)

El Fiscal de Vigilancia Penitenciaria de Sevilla, nos indica en el texto certeros hechos y datos. Excelentes datos.

El tema es lo suficientemente atractivo como para crear una fructífera controversia que sirva además para recordar que suele pasar casi desapercibido en estos mismos lares una ¿curiosa? institución, que sigue permaneciendo entre nosotros, pese a la reforma del Código Penal.

Presentamos (a aquellos que todavía no lo conozcan) al artículo 89. Que nos viene a decir someramente y por regla general, que las penas de prisión inferiores a 6 años, impuestas a extranjeros irregulares, serán sustituidas en la sentencia por la expulsión de este de nuestro territorio, a donde no podrá regresar en los siguientes 5 años.

Apurando una línea extremadamente demagógica, podríamos concluir que sería como si un señor de Albacete que cometiera un robo en Murcia, una vez condenado, el Tribunal considerara que pudiera evitar la prisión, siempre que el reo se volviese a la provincia manchega.

La pauta, sin embargo sensata, se podría anotar como un mal menor. Aunque (otro ítem más en las paradojas en inmigración) no deja de ser incongruente, que un extranjero irregular (que teóricamente debería ser expulsado de nuestro territorio) que fuese condenado, sea eximido de su responsabilidad penal a cambio de abandonarnos voluntariamente.

¿Justicia?¿Injusticia?

¿Sería la solución obligarlos en todo caso a cumplir condena en nuestras saturadas prisiones?

¿Mejor para él?¿Mejor para la sociedad?

La solución parece al menos práctica, que no es poco, aunque con muchísimos efectos colindantes.

Si alguien puede proponer alguna idea mejor estaremos encantados de que pueda compartirla. Que apremie, en todo caso.

Seguramente, la próxima reforma del Código Penal no tardará demasiado en publicarse. Ya va tocando.


Inmigración

  1. Sin comentarios aún.
*